Turismo cultural

Historia viva a nuestro alcance


 

La Vall de Ribes esconde uno de los patrimonios culturales e históricos más ricos de Catalunya, gracias a su privilegiada posición a lo largo de la historia del territorio catalán. Este factor la convierte en un paraje ideal para realizar una escapada de turismo cultural, fácilmente combinable con cualquier deporte de montaña o actividad de aventura o con una ruta gastronómica por alguno de los restaurantes de la zona.

Para cualquier amante del arte y la cultura, la Vall de Ribes es un buen motivo para disfrutar ya que acoge una de las concentraciones de arte románico más grandes de los Pirineos y más importantes de toda Europa. Entre los pueblos medievales de la Vall de Ribes podréis descubrir pequeños tesoros como la iglesia de Santa Magdalena de Pardines, la iglesia de Sant Esteve de Pardines, la iglesia de Sant Marcel de Planès, la iglesia de Sant Vicenç de Planoles, la iglesia de Sant Jaume de Queralbs, la iglesia de Santa Maria de Ribes, la iglesia de Sant Cristòfol de Ventolà, la iglesia de Sant Cristòfol de Toses o el santuario de la Vall de Núria, por citar algunos de los monumentos de arte románico repartidos por la Vall de Ribes.

Una excelente manera de conocer el patrimonio cultural de la Vall de Ribes es hacerlo a través de sus fiestas populares, festividades que conmemoran acontecimientos estrechamente unidos a la historia, la religión y el folclore del valle. La Fiesta de San Gil en la Vall de Núria o el Concurso Internacional de Perros Pastores en Ribes de Freser son algunas de las celebraciones más tradicionales y más populares del territorio de la Vall de Ribes. Todo ello, aderezado con ferias populares como la Feria de la Seta, la Feria del Queso o la Feria de la Miel, todas ellas celebradas en Ribes de Freser.

Además del arte románico y las fiestas populares, también es posible descubrir el patrimonio histórico de la zona a través de visitas guiadas por la Vall de Ribes y exposiciones como el Espacio Joan Triadú o La Casa de las Mariposas.

Por último, la Vall de Ribes es conocida por su oferta de turismo cultural gracias a ‘Románico en Vivo’, un ciclo de conciertos de pequeño formato que tiene lugar en la Vall de Ribes desde 2003. ‘Románico en Vivo’ tiene la particularidad que se desarrolla íntegramente en iglesias de los municipios de Toses y Planoles, un total de ocho conciertos por seis ermitas románicas milenarias, que ofrecen una acústica inmejorable para disfrutar de una velada musical cálida y agradable.

Realizar una escapada de turismo cultural es una de las mejores maneras de descubrir el patrimonio histórico de la Vall de Ribes y de sus habitantes a través del arte, las fiestas populares, la música y la gastronomía.

X